Cómo disfrutar Amsterdam en dos días

Viajes

Como ya os adelanté en Instagram, acabo de regresar de un viaje a Amsterdam y no os podéis imaginar lo que me ha gustado y sorprendido. Creo que es una ciudad que hay que visitar por lo menos una vez en la vida. Bulliciosa, alegre y con un ambiente irresistible, a cualquier hora del día. Sin olvidarme de lo sorprendentes que son sus construcciones, canales y “way of life”. Voy a intentar haceros una guía sencilla y completa de cómo disfrutar Amsterdam en dos días.

Tips de llegada

Para hacer el transfer desde el aeropuerto de Schiphol al centro de Amsterdam, elegimos el tren. En el vestíbulo del aeropuerto, hay varias máquinas de venta de billetes a la Central Staation, que está en el centro de la ciudad. Un billete de ida cuesta 5’4€ y tarda unos 20 minutos. Una vez que lleguéis, fijaos en la estación que es de estilo neorrenacentista del sigo XIX y centro neurálgico de la ciudad.

Tened mucho CUIDADO, nada más llegar, a la hora de moveros por la ciudad con las bicis y los tranvías. En muchos casos, puede llegar a ser una ciudad caótica en la que las bicis son las reinas y no paran ni en los pasos de peatones. Y creedme que hay muchas bicicletas, justo el doble de los habitantes de la ciudad.

El inglés es el idioma que todo el mundo habla. He de decir que el holandés, me resulta tremendamente difícil, incluso viéndolo escrito.

30+10 observación: El olor a marihuana, que se puede consumir en sus más de 150 Coffe Shops de forma legal, te acompañará de forma permanente en todos tus paseos por la ciudad.

Os aconsejo reservar el primer día un tour gratuito de Amsterdam. Dura tres horas, con un guía español y te enseñan las zonas más importantes de la ciudad como la plaza Dam y Spui, el barrio rojo, el barrio judío, el nuevo mercado y el mercado de las Flores. Con ello te haces una idea general de la ciudad. Al acabar le dais una propina al guía en función de lo que os haya parecido la visita.

Para reservar el Free tour por Amsterdam, solo tenéis que pinchar aquí. 

Sitios de interés

Canales y puentes

Hay 1500 puentes con sus canales, que son uno de los atractivos de la ciudad. Los más bonitos, Prisengracht, Reguliergracht y Herengracht. No os perdáis el “Puente de los 15 puentes”, en la esquina de las calles Reguliersgrach y Herengracht, desde donde se pueden ver 7 puentes por un lado y 8 puentes por el otro.

Las nueve calles

Las 9 Calles o “9 Straatjes” son nueve callecitas adoquinadas, que conectan los canales principales entre Singel y Prinsengracht.  Podéis encontrar muchas tiendas vintage y cafeterías muy apetecibles.

Casas Barco

Están por toda Amsterdam, ancladas en las orillas de los canales. Antiguamente se empezaron a utilizar por la escasez de viviendas. En la actualidad hay unas 2500 y ya no hay más espacio. Se puede visitar una casa museo o incluso alojarte en alguna de ellas.

Nosotros lo que hicimos fue hacer una tour en barco. Algo muy turístico pero realmente agradable, en el que te cuentan un poquito de la historia de los canales y te puedes tomar algo. Cuesta 15€ el paseo de una hora, más las bebidas que tomes. Aunque sea una turistada, es 100% recomendable.

Barrio Joordan

Una zona cosmopolita llena de restaurantes y galerías de arte. Nosotros desayunamos en Winkel. Os recomiendo que pidáis la tarta de manzana que es de las mejores que he comido en mi vida.

Podéis encontrar, la torre de la iglesia Westerkerk que con sus 85 metros de altura ofrece las mejores vistas de Ámsterdam. Hay que pagar unos 10€ por adulto y ponerse en una lista eligiendo la hora a la que quieres hacer la visita guiada. A nosotros nos la dieron para una hora más tarde.

Justo al lado, tenéis la Casa de Ana Frank. Para comprar las entradas podéis hacerlo a través de la web con mes y medio de antelación y entonces podréis visitarla con hora cerrada por la mañana. Y sino tendréis que ir a partir de las 15:30h con las consiguientes colas y sin confirmación de que podáis verla. Lo siento, pero no puedo deciros si merece la pena, porque no pudimos organizar la visita.

 Museum Plein

Encontrareis tres de los grandes museos de la ciudad, el Rijksmuseum, el museo Van Gogh y el museo Stedelijk, además de la sala de conciertos Concertgebouw. También las famosas letras de I Amsterdam, en la que todo el mundo se hace fotos. En nuestro caso, fue imposible. ¡Aquello parecía la Gran Vía!

Barrio rojo

Merece una visita este barrio tanto de día como de noche, y no os preocupéis porque es muy seguro, está lleno de turistas. Muy curioso de ver, no solo por sus famosas ventanas en las que las meretrices de la ciudad exponen sus encantos. Sino por sus Coffe shops donde se puede consumir marihuana, aunque no alcohol ni tabaco. El más conocido es Bulldog, y hay varios en la ciudad. También veréis los llamados Smart shops, en los que se venden todo tipo de setas alucinógenas. Al lado tenéis el barrio chino, con opciones de restaurantes interesantes.

Si queréis utilizar las cabinas de sexo, tenéis que saber que hay dos tipos de luces distintivas. Las rojas es por si te apetece compañía femenina y la azul si quieres que sea un transexual. ¡Ah! Y ni se os ocurra hacer fotos. ¡Pueden llegar a romperte la cámara!

30+10 Tip: Dos sitios muy curiosos al comenzar el barrio rojo son la Condomerie y una tienda de chocolates, en la que os podéis meter una raya de chocolate. ¡Ahí lo dejo!

La iglesia Oude Kerk fue construida en 1302, la más antigua deÁmsterdam. La entrada cuesta 10€ y merece la pena visitar sus vidrieras y techos de madera. Como curiosidad, os he puesto esta escultura que podréis encontrar en frente de la Oude Kerk. Lo que demuestra el grado de tolerancia de la sociedad holandesa.

Begijnhof

Los hofjes o centros de acogida, fueron creados por comerciantes. El más conocido al lado de la plaza Spui, es un conjunto de casas que se construyó en el siglo XIV, para una hermandad femenina católica, llamadas Las Beguinas. Es como un remanso de paz que merece la pena visitar, con dos iglesias una protestante y otra católica. Podréis ver una de las últimas casas de madera en Amsterdam, que siguen en pie.

Otros que merecen la pena son los patios ajardinados de otros hofjes como el de Zon y el de Star. Se encuentran en la calle Prinsengracht.

Mercado de las flores

El Bloemenmarkt es el mercado de flores más famoso de la ciudad, dónde encontramos los puestos de flores sobre barcazas atracadas en el canal Singel. Es curioso de ver, pero nos dijeron que los bulbos que venden no son especialmente de buena calidad.

Cerca de este mercado, fuimos a la cafetería Jaren, que tiene una terraza muy agradable que da al canal en la que podéis comer, cenar o tomar un refrigerio.

Plaza Dam

Punto de reunión de los holandeses. Destaca el Palacio Real, el museo Madame Tussaud y un obelisco en homenaje a los holandeses caídos en la 2ª guerra mundial. Está también la iglesia Nieuwe Kerk, o nueva iglesia.

Volden park

El parque público más grande y animado de la ciudad con conciertos en verano. Muy cerca, las Siete casas para siete países. En la calle Roemer Visscherstraat, desde el número 20 al número 32, podéis ver en cada casa, el estilo arquitectónico de Alemania, Francia, España, Italia, Rusia, Holanda e Inglaterra.

Cerca tenéis la Plaza Leidseplein, otra de las zonas con mucha vida, con artistas callejeros y tiendas de moda. Hay muchos restaurantes y cafeterías donde tomar algo. Como curiosidad podréis ver la partida de ajedrez gigante.

Barrio Pijp

El barrio latino, étnico, bohemio y con mucha vida y entretenimiento. Al sur está el mercado Albert Cuyp. Está abierto todos los días, menos los domingos.

Curiosidades

La comida holandesa no es nada del otro mundo. Les encanta la comida rápida, por lo que encontraréis puestos de perritos calientes y dos cadenas muy conocidas por todo Amsterdam: Wok to Walk y FEBO. No probamos ninguna, porque nos apeteció mucho más, sentarnos en cualquier terracilla y comer algún plato combinado. Pero, si he de elegir algo, son las patatas fritas. Están muy buenas e incluso organizan un concurso anual para ver cuáles son las mejores. El plato típico es la sopa de guisantes.

30+10 sugerencia: Os aconsejo que compréis en cualquiera de las tiendas de Henri Willig, las hay por toda la ciudad, quesos y mostazas de sabores muy diferentes. En todas las tiendas tienen degustación gratuita. El de trufa, pesto, ahumado y el viejo merecen la pena adquirirlos como souvenirs. También podéis haceros con las galletas Stroopwafel, hechas con caramelo.

Las casas holandesas son tremendamente pintorescas. Debido principalmente a la falta de espacio y por tanto a sus precios elevados, veréis que son muy alargadas y estrechas. Como por sus escaleras empinadas no se podía subir muebles grandes,  instalaron en la parte superior de las casas unos ganchos con poleas para poder introducirlos. Así las casas se hacían un poco inclinadas, para evitar que estropeasen las fachadas.

Dicen que el barrio judío es el más feo de la ciudad. Debido a que su construcción se encargó a estudiantes de arquitectura.

En un próximo post, os hablaré de nuestra visita a los pueblos de Edam, Volendam, Marken y Zaanse Shans. Una excursión totalmente recomendable.

A mis 30+10 años, soy una mujer extrovertida, curiosa, viajera, foodie, adicta a las gafas de sol y lectora ávida.

17 Comentarios

  • Haydee 5 septiembre, 2017

    Tiene una pinta fabulosa¡¡¡¡ Que envidia me das¡¡¡¡

  • Elena 5 septiembre, 2017

    A mí me encanto , ya te lo había comentado . El año pasado hicimos mismo viaje, superrecomendable

  • Alí Babá y los 40 tacones 5 septiembre, 2017

    Estuve hace unos años y me encantó. Adoro los tulipanes y los quesos ahumados. Besos.

    Estrella.
    http://alibabaylos40tacones.com/

    • Tatiana Negueruela 5 septiembre, 2017

      ¡jajaj! Pues estate pendiente en instagram, porque dentro de poco tenemos sorteo de souvenirs holandeses.

  • Beatriz 5 septiembre, 2017

    Solo en dos días y vistéis todo esto??? impresionante, la verdad que me dan ganas de animarme¡. Donde os alojasteis?? Gracias¡

    • Tatiana Negueruela 5 septiembre, 2017

      No visitamos ningún museo que con eso se va mucho tiempo y anduvimos muchísimo. Te lo recomiendo. Estuvimos en un hotel en la calle Singel que se llama Estberea. Muy céntrico y agradable.

  • Ana A. 5 septiembre, 2017

    Que ciudad tan bonita, hace años tuve la suerte de visitarla yo también y me sigue fascinando cada vez que la veo en fotos como las tuyas.

    La comida que compartes, pintaza!

    • Tatiana Negueruela 5 septiembre, 2017

      Gracias, qué bien que te hayan gustado. Pero es que no sabes lo que la disfrutamos. Ha sido un viaje que nos ha encantado.

    • Tatiana Negueruela 6 septiembre, 2017

      Muchas gracias, pero la verdad es que tiene un encanto especial. ¡Me encanta que te guste lo que ves!

  • Ana 5 septiembre, 2017

    Buenas recomendaciones.
    Apúntate para la próxima visitar el pueblo de Delft. Desde la estación de Ámsterdam coges un tren de cercanías, unos 40 minutos. Es un pueblo ideal, con una universidad buenísima en ingeniería aeroespacial. Algo así como pasar un día en Pedraza. Hay mucho ambiente y los findes puedes encontrar pequeños conciertos en la calle de músicos que prefieren tomar fuera de los bares. Muy recomendable.

    • Tatiana Negueruela 6 septiembre, 2017

      No fuimos al que me comentas pero hicimos un tour de otros cuatro pueblitos a cada cual más encantador. Ya tengo preparado un post para que le echéis un vistazo. Pero gracias por la recomendación. Besos

  • Patricia 6 septiembre, 2017

    Un viaje increíble!!!!

  • Mariaca 6 septiembre, 2017

    Lo tendré en cuenta!!!
    Yo fui hace mil años y no vi ni la mitad que vosotros. Sin duda tendré que repetir

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies